Una sonrisa para los niños




Por suerte, no me ha tocado estar con mis hijas en un hospital y deseo con todas mis fuerzas que nunca tenga que vivir esta situación. Aún así, me siento muy identificado con lo que hace la fundación Theodora, que permite a los niños hospitalizados mejorar su instancia hospitalaria gracias a los doctores payasos.

La sonrisa de un niño es un tesoro, pero sus lagrimas son difíciles de olvidar. Desde aquí mi pequeño grano de ayuda para ayudar esta fundación y seguir viendo los doctores payasos acompañando a niños y familiares en estos duros momentos.

De todo corazón, gracias!




No hay comentarios:

Publicar un comentario